La mayor inversión extranjera en Sevilla

ABC

Elisa Navas

Nueve años han transcurrido ya desde que Cobre las Cruces comenzara su actividad en la provincia de Sevilla, concretamente en el triángulo formado por los municipios de Gerena, Guillena y Salteras. A lo largo de este tiempo ha logrado la mayor inversión acumulada de la provincia al superar los 1.000 millones de euros, y una de las mayores de capital internacional en Andalucía. El desembolso en 2014 alcanzó los 43 millones de euros, destinada fundamentalmente a las mejoras de los procesos productivos y a infraestructuras relacionadas con la operación minera. El ritmo inversor en la mina se sitúa entre los 30 y 40 millones de euros anuales.

Su actividad se concreta en el aprovechamiento de un yacimiento de 17 millones de toneladas de mineral, del que se espera obtener alrededor de un millón de toneladas de cobre refinado a lo largo de los 15 años de vida estimada de la mina.

Se trata de un yacimiento pequeño si se compara con otros, pero su singularidad radica en su elevada ley -una media de 6,2% – del mineral. Esto significa que por cada tonelada de mineral. Esto significa que por cada tonelada de mineral que se extrae contiene unos 60 kilos de cobre. La media habitual ronda el 1%.

Hasta la fecha, y dado que el mineral se encuentra a más de cien metros de profundidad, se han movido 180 millones de tonealdas de material, en su mayoría (arcillas) que se depositan en escombreras del propio recinto. Se han extraído ya seis millones de toneladas de mineral, quedando algo más de nueve millones, según los expertos.

Cobre las Cruces opera una mina a cielo abierto y una planta de elaboración de cobre, que constituye la principal innovación de la compañía, al utilizar tecnología hidrometalúrgica para obtener cobre refinado a partir del mineral extraído. Conviven, por lo tanto, en sus 90 hectáreas las actividades minera e industrial, lo que diferencia a la empresa de la mayoría de las minas del mundo y aporta un importante valor añadido al entorno, ya que el ciclo completo de producción se realiza in situ.

La planta hidrometalúrgica de Cobre las Cruces es la encargada de transformar el mineral en cobre, un proceso que se ejecuta en ocho días y en el que la pieza fundamental es la tecnología de lixiviación atmosférica.

El inicio de la producción arrancó en junio de 2009 y desde entonces ha elaborado 280.000 toneladas de cátodos, con un incremento progresivo que en la primavera de 2012 alcanzó su máxima capacidad de diseño, con 6.000 toneladas mensuales de cátodos. La producción del pasado año alcanzó las 71.090 toneladas, mientras que la previsión para este ejercicio se sitúa entre las 70.000 y 72.500 toneladas.

Pese al incremento de la producción, la facturación de 2014 fue de 371 millones de euros, prácticamente igual que la del ejercicio anterior, debido principalmente igual que la del ejercicio anterior, debido principalmente a las variaciones en el precio del cobre y a otros factores relacionados con el mercado.

El 75% de las ventas corresponde al mercado español, mientras que el 25% restante se exporta a países como Turquía, Italia y Portugal. La estimación que la multinacional realiza para este año es de 355 millones de euros. La multinacional canadiense emplea en su yacimiento sevillano a 800 personas, de las que 250 pertenecen a la plantilla, y el resto a contratas que diariamente prestan servicio en las propias instalaciones de la empresa. Más del 40% de las personas que trabaja en CLC vive en los municipios vecinos. El empleo indirecto se estima en 1.500 personas.

Esta actividad está teniendo evidentes efectos positivos en toda la comarca, dado que la mina se ha convertido en un motor de desarrollo económico. Durante el pasado año, Cobre las Cruces trabajó con más de 600 empresas proveedoras de servicios o suministros, que facturaron a la compañía 196 millones de euros. Más de la mitad de ellas son pequeñas y medianas empresas de ámbito local, provincial o regional. En estos momentos la actividad de CLC se centra exclusivamente en el aprovechamiento de los sulfuros secundarios de cobre, barajando los técnicos una previsión de finalización en torno al año 2021. Sin embargo, en el yacimiento existen otros minerales, como el gossan,que contiene oro, plata y plomo, y unos 35 millones de toneladas de sulfuros primarios polimetálicos que contienen principalemente un 1,1% de cobre y un 2,7% de zinc.

Nuevos recursos

Actualmente se realizan estudios para permitir conocer la viabilidad técnica y económica de su aprovechamiento. En caso afirmativo, supondría entre 10 y 15 años más de actividad en la mina, lo que, a su vez, se traduciría en mantenimiento del empleo y nuevas inversiones. Durante este ejercicio la inversión para este proyecto es de 1,5 millones de euros. Por otra parte, Cobre las Cruces lidera un proyecto de I+D que agrupa a un consorcio de 34 compañías de 12 países europeos, cuyo objetivo es desarrollar una nueva tecnología hidrometalúrgica para la obtención de metales de los yacimientos polimetálicos de la Faja Pirítica Ibérica.

Asimismo la multinacional es adjudicataria de derechos de exploración de cinco zonas próximas a sus actuales instalaciones sevillanas, que permitirán identificar otras opciones de posible aprovechamiento en los próximos años. First Quantum minerals Ltd. es una de las principales compañías mineras de ámbito internacional. Con sede en Canadá, cuenta actualmente con siete minas operativas en España, Finlandia, Turquía, Mauritania, Zambia y Australia. El mineral principal es el cobre, pero también extrae zinc, níquel y oro.

A estas minas actualmente en funcionamiento hay que añadir nuevos proyectos en Panamá, Perú, Argentina y Zambia, a los que destinará una inversión de 7.000 millones de euros a lo largo de los próximos años, con el objetivo de posicionarse en 2018 entre los cinco primeros productores de cobre del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *